martes, 29 de diciembre de 2015

Continuidad del jardín / Valparaíso Ediciones, Madrid, 2015


71. Continuidad del jardín. Antología personal

(Estrada, Lucía)

Continuidad del jardín reúne por primera vez en España los mejores poemas de la colombiana Lucía Estrada, una de las voces más consolidadas del panorama hispanoamericano actual. Con selección de la autora, este libro ofrece un amplio acercamiento a sus cuatro libros publicados hasta hoy.

“Los poemas de Lucía Estrada nos hablan desde el misterio, y son sus palabras las que regresan de esas aguas, delicadamente, trayendo el resplandor de los dominios perdidos. Pocas veces vemos este sentido ritual, de travesías donde la intimidad y lo externo se encuentran, llevados de la mano como dos niños ciegos”.
Santiago Espinosa

Autor Lucía Estrada
Encuadernación Rústica con solapas
Páginas 88
ISBN 978-84-944158-6-9
Dimensiones 13.5 cm x 21 cm

http://valparaisoediciones.es/tienda/coleccion-valparaiso-de-poesia/198-71-continuidad-del-jardin-antologia-personal.html

viernes, 11 de septiembre de 2015

Presentación en la Fiesta del libro

Les comparto la invitación de Letra a Letra para la presentación que tendremos el domingo 20 de septiembre dentro de la programación de la Fiesta del Libro de Medellín. Cordiamente invitados. Y a propósito de esta presentación, comparto también la columna escrita por Arturo Guerrero en El Colombiano: 

http://www.elcolombiano.com/poesia-carino-verdadero-FL2683520

Melibea Garavito Carranza, Piedad Bonnett, Luz Eugenia Sierra, L.E.

martes, 1 de septiembre de 2015

miércoles, 26 de agosto de 2015

Reinventar el lirismo / Alí Calderón






En torno a las nuevas tendencias poéticas, un documento interesante tomado de la revista virtual Hallazgos, de la Universidad Santo Tomás, Colombia, escrito por el joven poeta mexicano Alí Calderón:

http://revistas.usta.edu.co/index.php/hallazgos/article/view/2158/2275 

martes, 2 de junio de 2015

Echar las cartas / Poesía / Samuel Vásquez







Viernes 21 de junio

Pretendes el vuelo del pájaro pero desatiendes su canto, conjuro imprescindible.
No es la lámpara lo importante, es lo que su luz ve: a más potencia más borra la forma de lo que toca.
La sabiduría no depende de las cartas que echas. La señal que esperas ha sido dada antes de que nacieras.
No se trata de dibujar perfecto, ni de dibujar la perfección. Se trata de dar forma a lo invisible.
No hay mapas. No hay rutas. El tesoro lo cargas adentro.
Para qué indagar por la sombra del espejo en el caldero ponzoñoso, donde brotan las raíces del árbol que crece aojado. El altar no garantiza el misterio.
No hay escritura: hay dictado que empuja. Hay ajenidad en el hilo que teje el vacío, en el hilo que mueve nuestras manos.
He levantado hogueras con mis palabras. Silencios de gritos vienen desde las llamas. Pero no me satisface un fénix hecho de cenizas.
Este limpio cielo niega cualquier premonición: todo es ahora.
No hay misterio dentro del cofre. Siempre ha estado afuera, con nosotros.
Dicen que el sendero de la duda conduce al conocimiento. La duda es el conocimiento.
No se construye la casa con las mismas piedras de la lapidación. Hemos construido la casa para poder volver, para saber llegar.
Nada queda lejos. Estás en la lejanía. No busques tu destino. Estás en él. La ingratitud no lo reconoce. Así, extrañarás tu rostro, tu cuerpo, tu casa. Y, ladinamente, te convencerás a ti misma de que se trata de libertad para huir de la verdad.
En tu afán no profanes la sombra debajo de la piedra. No todo es para ser leído. El bosque es sagrado aunque analfabeta. No encontrarás allí el rostro que abandonaste.
La vasija se rompe por la fuerza del vacío en su interior, así como el silencio hace estallar la palabra. El vacío está dentro del ánfora, no afuera. El silencio está dentro de la palabra, no afuera.
No habrá que cavar la tumba. La trinchera donde se combatió, servirá.
No es tiempo de señalar. Es tiempo de borrar señales, cicatrices. Es tiempo de llenar de hierba los caminos, de restaurar el paisaje.

***
Samuel Vásquez / Echar las cartas



Colección de pensamientos que han encontrado forma en el poema, arrinconados por una manada en la que no son del todo bienvenidos. El poema que se detiene entre las páginas para pensarse de vuelta. ¿Poesía o Filosofía, ensayo? No importaría tanto lo que respondamos. Con este libro Samuel Vásquez nos arroja un lado oculto de lo que a veces asociamos con la poesía, sacándolo del concepto hacia la superficie, como una semilla oscura. Incluso nos revela algo distinto a lo que el título despierta entre nosotros, pues no son estos versos el azar de Mallarmé ni una defensa de la vida lúdica a lo Arreola o a Cortázar. Lo que está en juego es la capacidad de la inteligencia para responder, discernir, dejar grietas sobre el papel no necesariamente con sus experiencias sino con lo que puede estar después de ellas.

Hay en estas palabras una capacidad de afirmar que no siempre se encuentra en la poesía colombiana, como el relampagueo de una verdad. No una verdad absoluta sino "una verdad". El germen que queda cuando se ha retirado los adornos y las adherencias, el silencio de una escultura en la que vemos un paisaje a través de ella, quizás sea esto, como si arrojaremos al tiempo una sucesión de pedradas:


"No corremos huyendo ante el espanto de este país, sino que ya cargábamos adentro de nosotros un espanto anterior, más antiguo."


"No es tiempo de señalar. Es tiempo de borrar señales, cicatrices. Es tiempo de llenar de hierba los caminos, de restaurar el paisaje."


"No hay país, sólo noche."


"En la noche sin país los desaparecidos descansan mientras la hierba crece sin piedad en sus corazones."


"Me han hecho falta manos....

Manos para construir mi Babel más allá del cielo.

Manos para tus manos."



"Nunca llueve en el pasado."



"Ya sabes, los listos quieren manipular, además de todo, el silencio. Dicen “el que calla otorga”, y han hecho del silencio una tácita aprobación a sus actos."



"La hierba de la distancia crece sin control sobre mis recuerdos. Hierba es todo lo que me queda. Sobre estos pastizales no se levanta ni el más precario árbol, ni el más rudimentario albergue."


Para citar las que más que gustaron, o que más me dolieron. Pedradas misteriosas, no por el aire que las ronda sino por el vació que abren después, o que ya estaba. Afirmando la inteligencia o quizás desplazándola del todo para enfrentarnos con el equívoco. Esa lucidez oscura que se vive de vuelta cuando nosotros los lectores la sentimos. Me gusta cuando esas verdades están sueltas, sin brocados ni narraciones. Como piedras destiladas por el pensamiento donde cualquier aleación es cómplice. Y bien lo dice Samuel Vásquez en la primera parte:


Aquí, cada palabra es una piedra...

...Hay que dejar que pasen las palabras

y, desordenadas, dejen

sus huellas en el papel

Abrir un sendero con palabras

construir castillos de palabras

encender amores entre las palabras

y, si la historia no llega, mejor

sin historia no habrá relato, no habrá acción

no habrá presunción, no habrá empalago

no habrá maneras, no habrá estilo

no habrá traiciones, no habrá sangre

pero habrá palabras

habrá escritura


Y sería hermoso pensar que estos fragmentos han sido rescatados, como los gritos de salud que anteceden el desastre, como una escritura de aforismos para los tiempos de guerra. Pero es cierto, escribir también es el acto de construir, los poetas construyen sobre el papel, en presente. Ya recordaba Vásquez en su ensayo sobre Édgar Negret que para un americano una pieza por sí sola no está lista, incluso en detrimento de la belleza y del silencio mismo, del poema. Que debemos articular donde los otros ven obras terminadas, acoplar, llámese la lengua con un espacio o la imagen con otras imágenes. Juntar nudos que antes no estaban en el mundo. Esta poesía también es una defensa de la obra, al margen de sus múltiples interpretaciones. El acto de construir con lo disperso, de escribir como quien busca un eco en otra parte.


Si en la primera parte del libro encontramos al Vásquez que arroja piedras o brocados para desocupar el espacio, tal como lo buscaba Oteiza, permitir que un silencio distinto construya otras relaciones a través de las páginas, en la segunda parte encuentro la soledad del que conversa con esas obras de arte, con los amigos poetas, el hombre que delimita las sombras que otros proyectan y que tanto me emociona en sus ensayos. Un tiempo que no por hilvanado es menos exilio, quizás sea eso también. Que habla con los poemas en el poema. La comunicación debe comenzar cuando recuperemos la atención, y para eso deben caer esquirlas contra la comodidad de la memoria. El otro requisito es la amistad entre el ojo y la lengua, ser capaces de comunicar lo que vemos o como lo dice en otro poema, saber esperar el encuentro, como si se tratara de un forastero.


Me gusta de este libro que no le teme a la inteligencia, o mejor, que no le teme a conjurarla inteligentemente. "El origen del pensamiento es un poema", decía Allain, Steiner hablaba de la "música del pensamiento", eso y nada más es lo que a veces buscamos cuando escribimos poesía, quizás ya lo dijera Montaigne en sus ensayos, el primer ejercicio de inventarse como persona a través de una escritura libre. También encuentro en Samuel muchas conversaciones tan nuestras que me hacen sentir algo del diálogo de una época, la soledad de los poetas cuando se reúnen, incluso detrás de los poemas más logrados y felices. Sabemos que el juego está perdido, sin remedio, el éxito envilece y es criminal. "Fracasa otra vez, fracasa mejor", decía Beckett desde los márgenes, que ganen los que todavía creen en el progreso. Y es que ya no quedan muchos otros caminos para gritar como persona que perdiendo sobre algún tipo de arte, parece decirnos este libro. Rescatar en el lenguaje, si no el templo de Rilke -no es este el tiempo de los poetas mayores, lo recordaba Charles Simic-, al menos sí una distancia para contemplar lo que vivimos críticamente.


El intelectual, decía Jorge Gaitán Durán, carga la herida original de su conciencia. Y eso ha hecho Samuel Vásquez en sus ensayos, sus poemas, a lo largo de varias décadas de una vida dedicada a las artes: reclamar el derecho de no pertenecer, no jugar nuestro juego. Salvar una coherencia porque de otra manera no se puede mirar a los ojos. Así esto le implique incomodarnos sobre el papel, así esto le implique la soledad de no transigir nada con nadie. 

***
Santiago Espinosa
2015

 

lunes, 1 de junio de 2015

Antología colombiana, edición bilingüe / 32 Poetas colombianos al italiano

Comparto el enlace tomado de la Gaceta La Otra, que permite leer la Antología de poesía colombiana, seleccionada y editada en Italia por Emilio Coco, poeta, crítico y estudioso de la poesía hispanoamericana actual.


sábado, 11 de abril de 2015

Leonora Carrington / A 98 años de su nacimiento


Hace 98 años (6 de abril de 1917) nació Leonora Carrington. Su voz era oscura como la palabra misma, alucinada. Nombró y se dejó nombrar por lo maravilloso, por el mundo y la realidad del otro lado del espejo, pero también de este lado vivió y padeció a su manera el milagro de las cosas y sus circunstancias. Como Alicia. Como ella misma. Un pequeño homenaje de su lectora. 







“Podrás no creer en la magia pero algo muy extraño está pasando justo en este momento. Tu cabeza se ha disuelto en aire ligero y puedo ver los rododendros cruzando tu estómago. No es que estés muerta o nada tan dramático, es simplemente que te estás desvaneciendo y ya ni siquiera puedo recordar tu nombre.”


(La trompetilla acústica)


"Es muy difícil comprender al hombre - dijo Carmela -, estoy segura de que será muy placentero y saludable al ser humano no soportar ninguna autoridad. Tendrán que pensar por sí mismos en lugar de ser siempre instruidos acerca de lo que deben hacer y cómo deben pensar por medio de la propaganda, el cine, el parlamento y la policía..."


(La trompetilla acústica)



"… y fue así como la diosa reconquisto su vaso sagrado con un ejército de abejas, lobos, seis viejas damas, un cartero, un chino, un Área a propulsión atómica y una mujer licántropo. El más extraño ejército, quizás jamás visto en este planeta...."


(La trompetilla acústica)




Las vacaciones del esqueleto


El esqueleto era feliz como un loco al que le quitan la camisa de fuerza. Se sentía liberado, al poder rodar sin carne. ¿Ya no le picarían así los mosquitos? ¿No pasaría así hambre, sed, frío o calor? ¿Se hallaba acaso lejos del lagarto del amor?


No le gustaban al esqueleto los desastres simplones, normalones, vulgares. Y para indicar que la vida tiene sus momentos arriesgados, había colocado un enorme dedal en medio de su polvoso cuartucho, sobre el cual se sentaba, todo torcido, de vez en vez como si fuera un verdadero filósofo. Y a veces hasta tamborileaba sobre sus rodillas algunas partes de la "Danza macabra" de Saint-Saëns.


¿Era grato? ¿Era inocente? ¿Cómo era? Era nocturno. Era antiguo. Era en cierta forma agradable y desagradable.


El esqueleto se levantaba cada mañana, sucio como una hoja de afeitar. Luego adornaba sus huesos con hojas que tomaba al azar de su librero. Se cepillaba los dientes con tuétano de antepasados. Y de vez en cuando se pintaba las uñas de negro-alma. A menudo se divertía gastando bromas ácidas o pesadas. Si no que mordisqueando. Le había crecido un detector de no sabemos qué cosas en el interior de su costillar chueco.



Era ocioso. Y le gustaban las persianas y los parafraseos. Pero más las persianas. ¡Amaba las persianas! ¡Las persianas que se bamboleaban, allá en el rincón de su cuarto! ¡Las maravillosas persianas! Le ponían de buenas: siempre tan traviesas: tan dizque quietas, tan dizque cerradas, tan dizque según ellas muy bien enfiladas. Dizque tapando la entrada del enfermizo sol lagunero.


No le gustaba el calor y el polvo-tierra. Y por karma o esas cosas, le tocó morir toda una vida en Torreón: cuna antonomástica del calor y el polvo-tierra: ambas en versiones infernal.


Le llamaban la calaca Lacolzeana. O Lacolz, a secas.


 ***